top of page

Inclinación de Cabeza (Torticolis) en Conejos: No Te Rindas.

Articulo traducido por voluntarios que han ofrecido su tiempo y conocimientos para ayudar en la divulgación de información, no revisado oficialmente. Hemos pedido directamente el permiso de traducir a la autora (parte de HRS).

http://www.bio.miami.edu/hare/tilt.html





Inclinación de Cabeza (Torticolis) en Conejos: No Te Rindas.

Por Dana M. Krempels, ph.D.

¿Qué es la inclinación de cabeza? La condición médica conocida como torticolis (palabra latina para “cuello retorcido”) y a veces como “torcecuello” ocasiona que el cuello del conejo gire, causando que la cabeza se incline hacia un lado. En ocasiones, la tortícolis es acompañada por nistagmo, un constante e involuntario movimiento de los globos oculares (ojos). La dirección y naturaleza del nistagmo puede ayudar al veterinario a determinar la causa de la tortícolis, para prescribir un tratamiento apropiado.

Los signos de tortícolis se pueden desarrollar de forma gradual o aparecer de repente, pero el resultado es el mismo: un conejo está caminando por ahí con su cabeza de lado.

En casos severos, el conejo puede estar desorientado y simplemente no puede andar, y pasa gran parte del tiempo o recostado en su lateral en aparente parálisis, o rodando en un intento salvaje de recuperar el equilibrio. Por supuesto, la visión de un conejo en esta condición es angustioso para su cuidador. Pero demasiados conejos sufriendo un caso tratable de tortícolis han sucumbido al deseo bienintencionado de sus cuidadores de “no dejarlo sufrir”.

En realidad, la inclinación de cabeza no solo suele ser “sobrevivible”, sino tratable, aunque la recuperación puede ser gradual. Incluso un conejo con la cabeza inclinada puede vivir una feliz y cómoda vida mientras no tengan dolor, y el conejo disfruta comiendo, bebiendo y siendo amado. Consideraría la eutanasia solo como último recurso si todos los intentos de tratar la condición han fallado, dejando al conejo en la miseria, sin encontrarse dispuesto a comer, beber o actuar normal. ¡Recuerde que una cabeza permanentemente inclinada no es un síntoma que requiera eutanasia! Muchos conejos con sus cabezas inclinadas en un ángulo alegre están viviendo sus vidas completamente felices, corriendo y jugando con todo el vigor de sus amigos conejos de cabeza recta. Lo más importante es abordar el origen del síntoma de inclinación de cabeza. Una vez que esto se logra, la mejora en la postura del conejo seguirá gradualmente, con fisioterapia y ejercicio.

No es raro que la tortícolis aparezca de repente. Al igual que con casi cualquier enfermedad, cuanto más rápidamente se diagnostica y trata la causa del problema, mayor es la probabilidad de recuperación completa. Si usted no tiene ya un buen veterinario que tiene experiencia en medicina relacionada con conejos, por favor, utilice la House Rabbit Society Veterinarian Listings para encontrar uno en su área.


Causas de la Tortícolis

La tortícolis no es una enfermedad en sí misma. Más bien, es un signo de un problema con el sistema de equilibrio de los conejos, cuyos componentes incluyen el sistema nervioso central (CNS, compuesto de cerebro y médula espinal), el sistema visual (visión), el aparato vestibular en el oído interno, en incluso las almohadillas de las patas, que le dicen al conejo que se encuentra sobre tierra firme. Por lo tanto, un conejo que presenta tortícolis puede tener un problema con uno o más de los componentes involucrados en el equilibrio. Entre las causas se incluyen (pero no se limitan a):

· Infección del oído medio (o interno)

· Infección parasitaria por Encephalitozoon cuniculi en el CNS

· Infección parasitaria por el nemátodo (ascáride o lombriz intestinal), Baylisascaris procyonis

· Derrame cerebral

· Absceso o tumor en el cerebro (es decir, absceso intracraneal)

· Traumatismo craneal

El tratamiento exitoso de la condición requiere el diagnóstico correcto de la causa final del problema.


Infección de Oído

Una de las razones más comunes para la tortícolis en conejos es la infección del oído medio– u oído interno. El sistema vestibular, responsable en gran medida del sentido del equilibrio, se encuentra localizado en la bulla auditiva del cráneo, un gran espacio hueco cerca de la base de cada oreja. La infección en esta área puede causar inflamación e hinchazón de los tejidos blandos, y esto puede interferir con la función adecuada del aparato vestibular. Una infección muy severa del oído interno puede causar que la bulla se llene con pus duro, caseoso (es decir, de una textura sólida, similar al queso).

A veces, el pus es visible dentro del oído, y el veterinario puede tomar una muestra para identificarlo. Esto revelará:

· El tipo de bacteria que es más probable que esté causando la infección.

· Los tipos de antibióticos que es más probable que maten la bacteria específica que se encuentra causando la infección.

Aunque los patógenos más comúnmente asociados con la inclinación de cabeza incluyen Pseudonmonas aeruginosa y Pasteurella multocida, hay muchos otros que también pueden causar infecciones de oído o abscesos. Cada especie/cepa de bacteria es sensible a ciertos antibióticos y es resistente a otros. Si es posible, es prudente identificar el tipo de bacteria para que el antibiótico más efectivo (o combinación de estos) pueda ser administrado.

Una vez el patógeno es identificado, no se sorprenda si su veterinario le propone probar una combinación de antibióticos para matar a la bacteria. Una combinación de antibióticos es normalmente más efectiva para resolver una infección que solo un antibiótico. Es especialmente importante que su veterinario esté familiarizado con las necesidades especiales de los conejos en términos de antibióticos, ya que algunos de ellos (p.j., cualquier penicilina administrada de forma oral como amoxicilina, y cualquier antibiótico lincosamina como clindamycin) pueden ser mortales para los conejos, incluso si son usados de forma segura en otras especies.

Sea cual sea la prescripción, es importante seguir administrando la dosis completa para el tiempo que su veterinario haya prescrito, incluso si mejoran los síntomas de la enfermedad. Parar la terapia con el antibiótico antes de que la infección haya sido totalmente controlada puede seleccionar a las bacterias más resistentes, ya que ellas serían las últimas en morir durante la exposición al antibiótico. Si los antibióticos son retirados muy pronto, ¡solo las bacterias más resistentes serás las que sobrevivan para reproducirse y repoblar la pobre cabeza de tu conejo!

Desafortunadamente, las infecciones y abscesos en la cabeza, en general, pueden ser difíciles de tratar. Tienden a “amurallarse” y están mal provistos de vasos sanguíneos. Esto hace que llevar el antibiótico a donde es necesario sea un verdadero reto. Debido la dificultad que presentan este tipo de antibióticos, el veterinario buscará entre ellos uno que tenga mejor penetración.

Una terapia antibiótica que ha demostrado ser muy eficaz en muchos casos difíciles de tortícolis causada por una infección del