Cómo saber si tu conejo está enfermo

Articulo traducido por voluntarios que han ofrecido su tiempo y conocimientos para ayudar en la divulgación de información, no revisado oficialmente. ES POSIBLE QUE ALGUNOS ELEMENTOS HAYAN SIDO ELIMINADOS PORQUE NO SE APLICAN A ESPAÑA (nombre productos etc).

https://rabbit.org/how-to-tell-if-your-rabbit-is-sick-2/


Cómo saber si tu conejo está enfermo

A la hora de intentar averiguar si tu conejo está enfermo, debes tener en cuenta que los conejos están en la base de la cadena alimenticia y que, en la naturaleza, los más débiles son las mejores presas. Por eso, los conejos tienden de manera innata a ocultar sus enfermedades y lesiones. Esta puede ser una buena táctica de supervivencia en la naturaleza, pero para los conejos domésticos, ocultar sus síntomas solo engaña a sus cuidadores e impide una atención médica inmediata.

Las personas que viven con conejos deben estar particularmente atentas a los cambios sutiles. Si tu conejo generalmente te recibe dando saltos, pero en esa ocasión está acostado quizás encorvado y no se mueve, es el momento de empezar a preocuparse. Si a esto le sumamos que no haya cacas en su bandeja y que aún tenga un montón de heno de la noche anterior, probablemente tu conejo esté muy enfermo.

¿Cuál es el comportamiento "normal" de tu conejo? Algunos conejos saltan para saludarte; algunos no. Algunos conejos son muy activos, corriendo por toda la casa; otros no. En general, los conejos se tranquilizan un poco a medida que envejecen. Un conejito de tres meses puede parecer hiperactivo en comparación la tranquilidad que puede presentar un conejo de cinco años. Ambos niveles de actividad son normales, simplemente se encuentran en etapas de la vida diferentes.

Asegúrate de tener localizado a un buen veterinario de exóticos como medida preventiva, antes de que tu conejo esté enfermo. En el momento en el que esto ocurra, necesitarás ayuda rápidamente y no tendrás tiempo de buscar uno. Igualmente, si tienes dudas sobre la salud de tu conejo, llama siempre a tu veterinario.




Algunos de los síntomas que te indicarán que tu conejito tiene algún problema y que debes acudir al veterinario son:

Rechinar los dientes: El rechinar de dientes fuerte es un signo de dolor.

Nota: ¡Este rechinar de dientes es diferente del “ronroneo de dientes” más suave que se puede escuchar cuando les das mimitos!

Calor corporal: los conejos regulan la temperatura corporal por las orejas. Si están muy frías o calientes pueden indicar fiebre o un descenso de la temperatura corporal. Esto, junto con otras señales de advertencia, podrían justificar una visita al veterinario.

Ojos o nariz que moquean, dificultad para respirar o estornudos crónicos: esto puede indicar alergias, infección de las vías respiratorias superiores, un conducto lagrimal obstruido u otros problemas. Debes consultar a tu veterinario.

Mentón mojado o babeo: generalmente es un signo de problemas dentales o de maloclusión. También puede ir acompañado de una disminución en el apetito y de la capacidad de comer alimentos duros, como zanahoria entera. Debes consultar igualmente con tu veterinario. Si no se tratan, los problemas dentales pueden provocar una infección del hueso de la mandíbula, que es muy difícil de tratar. Dependiendo de la gravedad de la desalineación, es posible que sea necesario limar los dientes de tu conejo con regularidad y, en casos severos, se pueden extraer los dientes.

Pérdida del equilibrio o inclinación de la cabeza: es lo que se conoce como “cuello torcido” y generalmente se debe una infección del oído interno, que puede aparecer de repente. Aunque el tratamiento puede ser prolongado, la inclinación de la cabeza generalmente se puede curar si el tratamiento se inicia rápidamente.

Lo que entra por un extremo, sale por el otro: la caja de arena de tu conejo contiene una gran cantidad de información útil. Un tracto digestivo saludable producirá bolitas fecales redondas y grandes. Los excrementos cada vez más pequeños y de forma irregular o los excrementos atados con pelo (o alfombra) pueden indicar un problema. Una preparación adecuada por tu parte, especialmente durante la época de muda, y mucho heno fresco, ayudarán a mantener una salud óptima de su tracto digestivo.

Pérdida de apetito o letargo: hasta un conejo puede tener un "mal día". Pero si su conejo rechaza sus verduras frescas habituales o cualquiera de sus chuches especiales durante más de un día y parece particularmente letárgico, debes consultar rápidamente con el veterinario.

Te recomendamos que observes el comportamiento, el nivel de actividad y los excrementos de tu conejo a diario. Cada conejo es diferente y saber cuál es el comportamiento normal de tu conejo podría salvarle la vida.



Artículo de: House Rabbit Society traducido por Angela P.

106 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo